Fluvio Labenti

( flowing stream )

Saturday, January 27, 2007

Dynahi terminado!!!!!!!!!!!!!!!! (Parte II)

Para los que no me conocen lo suficiente, soy un super-hiper fiebruo del audio de alta fidelidad. Desde hace muchos años me interesa mucho el buen sonido y los buenos equipos de audio (al igual que de video), incluso podría decir que desde niño, aunque solo de adulto he podido tomar algunas medidas al respecto :p

¿Por qué construir un amplificador para audífonos? Para responder eso podríamos ahondar primero en otra pregunta muy relacionada: ¿Por qué audífonos?

La mayoría de los audífonos tienen "debilidades" importantes frente a las cornetas: primero que nada, el no poder reproducir la música "frente a nosotros" como las cornetas, sino como desde el centro mismo de nuestro cráneo, lo cual no es natural. Los audifonos también tienen limitaciones importantes en cuanto a reproducir las frecuencias más graves (el bajo) con el impacto visceral y explosivo que pueden lograr las cornetas. Unas buenas cornetas "full-range" o con subwoofer pueden movernos la ropa, hacer vibrar nuestras tripas, hacer vibrar cuadros y copas en la casa o incluso en la de los vecinos, como lo haría el sonido original. Eso no lo puede hacer un par de audífonos.

Pero...

Un buen sistema de audífonos puede proveer altísima fidelidad en timbre, precisión rítmica, tono, coherencia en todo el espectro auditivo, y bajísima distorsión a muy bajo costo en comparación a lo que cuesta un buen sistema de audio con cornetas de fidelidad comparable. Ni hablar del impresionante realismo espacial que logra un audífono al reproducir grabaciones "binaureas", una clase aparte donde las cornetas tan simple como que botan tierrita y no juegan. Los audífonos además ocupan muy poco espacio; te los puedes llevar aquí y allá, no molestas a la gente cercana o vecinos oyendo música con ellos (al menos no como con cornetas), incluso puedes bloquear ruido (dependiendo del modelo). En general, son muy prácticos. Pero otra de las ventajas importantes de los audífonos frente a las cornetas es, sin embargo, quizá menos evidente: están exentos de uno de los problemas más difíciles de tratar en audio con cornetas, a saber, la llamada "acústica de la sala".

Las dimensiones de la sala o espacio donde están las cornetas, las superficies que tienen las paredes y objetos en esa sala, el lugar donde están esos objetos respecto a las cornetas y a nosotros, y en particular las posiciones de las cornetas respecto a las paredes (y piso y techo) y a nosotros, son todas variables clave para obtener una muy buena o también muy mala reproducción del sonido. La sala donde escuchamos música no es tan sólo donde escuchamos música y tenemos nuestros componentes de audio; ese espacio de la casa, de hecho, ES uno de nuestros componentes de audio, porque tiene una gran influencia en el sonido final percibido. Mover las cornetas a otra habitación de la vivienda, o cambiar su disposición en la misma habitación, a veces puede de hecho alterar el sonido percibido en mayor grado que un cambio de cornetas. (Para una extensa colección de recomendciones sobre "room acoustics", recomiendo revisar este excelente tutorial en las páginas de Argen.com)

En todo caso, los posibles problemas de acústica ocasionados por la interacción entre el sonido y la sala donde nos sentamos a escuchar música vía cornetas desaparecen por completo utilizando audífonos. No hay acústica de ninguna sala. Hay acústica del pabellón y del conducto auditivo que también tienen sus particularidades, pero están sólo los audífonos, nuestro pabellón, y nuestros tímpanos. No hay sala. ("No hay orquesta... no hay banda..." ;-))

En fin, hay buenas razones para tener un buen sistema de audífonos.

Pero un buen sistema de audífonos no se logra sólo consiguiendo buenos audífonos. Los circuitos de amplificación para audífonos en casi cualquier equipo standard de audio son algo débiles o limitados como para hacer brillar a un buen audífono. Un buen sistema de audífonos incluye, pues, un buen amplificador dedicado.

Ahora bien, ¿Por qué construir (en vez de comprar) un amplificador dedicado para audífonos, en particular un Dynahi?...


Continuará...
(Ver próximo capítulo)

3 Comments:

At 3:15 PM , Anonymous Anonymous said...

Chamo, patentalo y a cobrar!!! :)

 
At 3:23 PM , Anonymous Anonymous said...

El único problema es que la portabilidad del audífono queda anulada. Aunque probablemente esos audífonos que utilices con el amplificador sean lo suficientemente grandes como para no ser 'portables'. :)

 
At 7:35 PM , Blogger Dante said...

No puedo patentarlo Neptuno pues el diseño del circuito no es mío, construyendo mi amplificador lo que hice fue sólo implementar ese diseño. El diseñador del circuito sí creo que lo tiene patentado, o está en eso (más info de ese personaje en la próxima entrega).

Oye se triplicó tu entrada Pharod, algo le pasa al Blogger. Sobre la portabilidad, con ese amplificador claro sí queda anulada, pero esa sería la portabilidad del sistema, no de los audífonos. Siempre son más portables unos audífonos que unas cornetas.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home